enero 2018

“Antes una factura podía tardar entre 30 y 60 días, hasta 90 incluso, para ser recepcionada por un cliente y ahora es online.”